Directrices de seguridad

Tanto los materiales como la fabricación de nuestros productos cumplen la Normativa Europea UNE-EN 14960/2007 sobre Equipos de Juegos Hinchables.
Todos nuestros hinchables pasan una inspección anual, SEVILLALANDIA S.L. garantiza al cliente que cumple con todas las normativas requeridas con las directrices de diseño para un correcto funcionamiento.

Fabricación

Todos nuestros castillos hinchables se encuentran homologados por la Unión Europea conforme a la norma UNE-EN 14960:2007. El pvc de los castillos es ignífuga y antiestática y los colores que la pigmentan no son tóxicos. Las turbinas no generan emisiones por lo que son aptas para su utilización tanto en exteriores como en interiores. El cosido es de doble costura y cuádruple en las zonas de mayor tensión. Además, el hilo utilizado resiste tensiones de 17 kg antes de romperse. También según normativa. Además, la configuración de las estructuras interiores del hinchable están diseñadas de tal forma que si hubiera un corte de corriente eléctrica y el motor se parase en seco, el aire saldría lentamente de tal forma que los niños tendrían tiempo suficiente para salir del hinchable.

Mantenimiento

Todos los castillos hinchables son revisados y limpiados en profundidad después de cada alquiler.

Monitor

La presencia de un monitor no es obligatoria, aunque sí recomendada. En caso de no contar con monitor, la supervisión de un adulto durante el juego es totalmente obligatoria.
Todos nuestros monitores están debidamente preparados y asegurados ante cualquier incidencia que pueda suceder. Para ello se establecen diversos seguros de responsabilidad civil.
Todos nuestros servicios, alquiler de castillos hinchables, parques infantiles, así como servicios de animadores infantiles, incluyen seguro de responsabilidad civil y accidentes conforme a la normativa vigente.

Instalación

El castillo hinchable se debe instalar en una superficie plana, anclando el mismo al suelo de forma adecuada y firme.
La instalación del castillo hinchable debe realizarse en un espacio adecuado dejando una zona de seguridad de 1 metro como mímino alrededor del mismo.

Normas de uso

Aquellos hinchables que cuenten con tobogán, presentan unas normas de uso de castillos hinchables y colchonetas especiales. Dicho tobogán está fabricado y diseñado para que los niños bajen, sentados de frente y deslizándose por él. Por tanto, no será seguro: que se suba al tobogán en vez de bajar por él (pues las protecciones laterales están homologadas para la altura de un niño sentado, no para un niño que sube de pie), que se salte de la parte más alta a la más baja o que se remueva la lona deslizante manipulando sus velcros.
Como contemplan las normas de uso de castillos hinchables y colchonetas, jamás se debe sobrepasar el número de niños para los que está diseñado el castillo o el peso máximo que puede soportar. Por tanto, el acceso de los mayores al castillo o colchoneta, excepto causa de fuerza mayor, no se permite, así como la entrada de niños que no cuenten con los requisitos de altura mínima, peso o tamaño.
No se podrá utilizar en el exterior en caso de meteorología adversa (lluvia, viento…) en este caso se debe parar la atracción inmediatamente.
Se debe procurar que los niños más pequeños y los más grandes no jueguen a la vez en el hinchable, a fin de evitar que los que pesan más, son más altos y tienen más fuerza aplasten a los más pequeños durante los saltos o el período de juego. Por tanto, es recomendable que al mismo tiempo sólo accedan al castillo o colchoneta niños de tamaños y edades similares.
Para garantizar la higiene y el respeto a las normas de uso de catillos hinchables y colchonetas, al hinchable no se debe acceder con zapatos, y mucho menos con tacones.
Se recomienda no entrar al castillo con gafas.
Queda prohibido acceder al castillo o colchoneta con comida, bebida o chucherías. Con ello queremos evitar posibles ahogamientos en menores con alimentos, garantizando así la higiene y posibles molestias al resto de usuarios.
Como vemos, estas normas de uso de castillos hinchables y colchonetas ayudan, también, a la seguridad de los más pequeños, por lo que no son meras prohibiciones o caprichos del fabricante o empresa.

La empresa propietaria del castillo hinchable no podrá ser responsable de los incidentes originados en el desarrollo de la práctica de esta actividad al no ser desarrollada por la misma. Exclusivamente será responsable de los daños y perjuicios originados por el mal estado del castillo hinchable, quedando exenta de cualquier responsabilidad derivada de la mala instalación del castillo hinchable, y/o de la organización de las actividades con el castillo hinchable.